Oh, Roma, dulce y eterna Roma.
La ciudad del Imperio Romano. Si Cesar la viera en pleno siglo XXI se levantaría de su tumba solo para poder pasar una noche en sus calles. En serio.
Porque la mafia nunca fue ningún misterio o secreto dentro de Roma, y Cassavacchi y Záitsev lo son mucho menos ahora.
Sí, amigo, italianos y rusos son como perros y gatos.
Una guerra se ha llevado a las calles y ahora se lucha por el poder, porque todo se ha vuelto personal. Droga, sexo, dinero. Cualquier excusa es válida para rivalizar y ganar. No importa quién caiga o a quién haya qué cerrarle la boca.
Nativos y extranjeros luchando por Roma, la ciudad que cambia al caer la noche.
¿Y tú? ¿Quién eres en esta guerra? ¿Un socio o un enemigo?
Conectarse

Recuperar mi contraseña










Nastia Von Amsberg
Administradora
Enviar MP
Persephone K. Tarenzi
Administradora
Enviar MP
Últimos temas
» Sunset Boulevard Production Afiliacion Normal
Mar Jun 11, 2013 9:26 pm por Invitado

» Boston College[+18]-{Reapertura}- Normal
Mar Jun 11, 2013 4:10 am por Invitado

» Is time for Oxford[+18]- Foro NUEVO.. Se necesitan Cannos- Normal
Dom Mayo 26, 2013 3:46 am por Invitado

» Hunter's brotherhood. Cambio de botones, afiliacion normal
Vie Mayo 17, 2013 9:52 pm por Invitado

» Divergente RPG {Normal} [Recién abierto]
Dom Mayo 12, 2013 12:57 am por Invitado

» Hunger Games Rol | Afiliación Normal
Lun Abr 29, 2013 10:38 am por Invitado

» Boston University[+18] FORO NUEVO, se necesitan cannos- ELITE
Mar Abr 23, 2013 4:55 am por Invitado

» Boston University[+18] FORO NUEVO, se necesitan cannos- NORMAL
Sáb Abr 20, 2013 6:31 am por Invitado

» This is War {Élite}
Dom Abr 07, 2013 5:23 pm por Invitado

» Caelum Inferi ||Afiliación Elite||
Sáb Abr 06, 2013 5:36 pm por Invitado
















La Historia y Descripciones del foro pertenecen a la Administración del mismo.
La idea está basada en un anterior foro perteneciente a Nastia Von Amsberg, mezclado con ideas nuevas.
El skin del foro fue hecho por Persephone K. Tarenzi

Hermanos

Élites
{83/100}
FatefulPhotobucketImage and video hosting by TinyPicAge of Dragonsthe game is onThis is the RequiemPhotobucketTwilight MoonAshleyDirty PassionHogwarts 3rd GeneraciónMake It Up As I GoThe Hunger Games RPGImage and video hosting by TinyPicBurn In Hell RPGImage and video hosting by TinyPicinferio rpgFatal BeautyRol Anatomia de GreyUniversidad de ColumbiaCruel IntentionsFatal BeautyWizard4everNo Power Over Me


Take your time, hurry up.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Take your time, hurry up.

Mensaje por Jake Scott el Miér Feb 06, 2013 4:26 pm

Los niños negritos no comen.

Sus madres tienen los ojos sepultados en tumbas vivas, en cauces de ríos de lágrimas secas con barrigas preñadas de muerte. La esperanza de vida está por debajo de un año. Me cago en mi puta vida entonces. Se trafica. Se trafica con armas, con drogas, con hombres, con mujeres, con niños, con vidas, con ideologías, con internet, con política, con poder, con sueños. Con meterte el miedo en el cuerpo.

Cada mañana me miro en el espejo y lo que veo no me gusta. Y entonces... en vez de comerme mi propia mierda fresca, te jodo a ti, te jodo a ti, te jodo a ti y te jodo a ti. ¿Por qué? Porque la culpa, amigos, siempre es de los demás.
Y la enfermedad se llama "vivamos la vida de los demás porque no tengo cojones ni sangre para vivir la mía". Tengo goteras en mi casa, goteras en mi trabajo, goteras en mi corazón. De las goteras en mi cabeza os hablo otro día por que ahora quiero dormir. Cuando duermo no pienso. No pensar.

Solo quiero volver a las entrañas de mi madre. A nadar sumergido en una paz infinita, en una duermevela blanca de un cuerpo y dos corazones abrazado por un cordón. Caliente, protegido. Acurrucadito. Indefenso, pero invulnerable. Yo solo quiero volver al día en el que mi madre me cantó la primera nana.

Solo quiero eso.


Bzzz. Bzzz.

La noche amanece en Roma. Aunque suene contradictorio, mi reloj biológico funciona de ésta manera. Las veces que no era de capaz de dormir por las noches, lo hacía por las tardes. O a cualquier otro momento que no fuera la noche, vamos. Había salido tarde de casa, aprovechando que Penny no estaba, aprovechando que tenía cigarrillos. Ahora era un ser humeante, embutido en una chaqueta y unos vaqueros, que bajaba la calle en dirección a ninguna parte, preguntándose quién, cómo, cuándo y dónde.
Hacía un frío inusual, hasta el punto de sentir un débil pero gélido rocío acariciar las calles como una madre acaricia la cabeza de su bebé. Me revolví dentro de mi propia ropa, metiendo las manos en los bolsillos, solo sacando la izquierda para apartarme el cigarrillo de la boca. Una silueta danzante en la oscuridad italiana se tornó un cuerpo de mujer, dibujándose en el cielo un instante para desaparecer después. Entonces fue cuando tomé la decisión de ir a los alrededores del Dante's. Un hombre debe saber leer las señales.

Pedí un taxi, pues había salido a pie. Era raro aquello, la verdad, pero tenía que tener algún significado en el futuro. Vaya, ahora mi cabeza suena como la de un estúpido de esos que creen en el destino. Inconscientemente, me di un ligero golpe en la sien, como queriendo depurar mis ideas.
A través de la ventana, observaba el tranquilo devenir de las calles de Roma, que no difería mucho del de Londres, Manchester o la propia Berlín. Iba a sacar un cigarrillo antes de recordar que el conductor ya me había hecho apagar el anterior al entrar. Maldecí mis movimientos automáticos guardando la cajetilla de tabaco. Miré mi móvil, ya que mi reloj yacía triste en la mesilla de noche de mi habitación. Las 2:17. Buena hora. Una hora genial para perder el sentido y amanecer abrazado a una farola.

- Gracias. -le di el billete de diez euros y le dejé que se quedara con el cambio.

El Dante's se levantaba delante de mí como la boca de un gigantesco demonio. De esos que te mastican de forma que tú puedas disfrutarlo. Pero que te mastican de igual forma. Crucé la calle, una calle llena de charcos de la lluvia de la noche anterior, que había sido muy dura, como la de ésta misma tarde.
No esperaba encontrármela allí. No tan pronto. No vestida como solo ella sabe vestirse para venderse al mejor postor. Ella misma era el escaparate de sus encantos. A partes iguales, me provocaba excitación, rabia, y lástima. A partes iguales. 33,333333... ese rollo. Aunque a veces yo jugaba sucio y decantaba la balanza, para ganar. Porque hay que ganar siempre, aunque sea haciendo trampas.

- ¿No te han enseñado que las niñas tienen que estar acostadas antes de las diez? -ahora sí, enciendo un cigarrillo- ...solas? -sonrío, malicioso. Cerca de ella.

Me estrello contra sus ojos.
avatar
Jake Scott
Neutral

Mensajes : 74

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take your time, hurry up.

Mensaje por Smeralda Di Martino el Jue Feb 07, 2013 12:19 am

Ahí estaba yo en plena noche de Roma, en la salida de uno de los sitios que más odiaba de la ciudad: Dante’s Inferno. Ese club nocturno que tenía más fama de la que se merecía era el lugar en el que había crecido, o más bien en el que me había envenenado. Dante’s fue donde gocé por primera vez en meses de techo y comida a cambio de vender mi cuerpo. Era un negocio sin caché de lo más mediocre, pero gracias a él conseguí aprender la profesión y hacer los contactos necesarios para poder establecerme por cuenta propia en un par de años. Y aún así lo odiaba con todo mi ser, porque también me recordaba al llanto ahogado de tantas noches cuando echaba de menos a mi madre y a las bofetadas y puñetazos de los dueños y clientes cuando no hacía lo que querían. En fin, el pasado, pasado está.

Aquella tarde había tenido que “proveer” mis servicios a uno de los capos de la mafia italiana, y me había tocado nada más y nada menos que abrirme de piernas en una de las sucias camas de ese puticlub. Si hacía negocios con la mafia era porque pagaban demasiado bien. Así que tras unas horas de sexo monótono me encontraba fuera, en la salida de Dante’s, esperando a que mi taxi apareciera pronto. Tenía ganas de llegar a casa, bajarme de los tacones y ponerme mi sencillo pijama, desmaquillarme y recoger mi pelo. Ser una chica normal por una noche. No. Sabía que aunque hiciera todo eso el problema estaba mucho más adentro. Mi alma era negra, oscura, estaba corrompida por todo lo que había tenido que vivir, y por culpa de ello me había condenado a una vida de soledad y aislamiento, independientemente de mi profesión. A veces intentaba contradecirme a mí misma, pero todo esfuerzo resultaba en vano. Yo no podía tener una existencia normal, ¿qué iba a decir a un supuesto amigo o compañero? “Hola, mira, es que mi padre asesinó a mi madre sin ningún motivo y se dio a la fuga, y yo me tuve que buscar la vida abriéndome de piernas”. No sonaba demasiado tentador.

Hacía frío. Por fuera y por dentro, y cada vez me dolían más los pies. Además, me había quedado sin tabaco. —Joder, ¿dónde estará el puto taxi?— Dije en voz alta aprovechando que me encontraba sola de nuevo. Vi uno de lejos, pero no era para mí, acababa de dejar a un hombre. Ya podría haber aprovechado el viaje llevándome a mí.

Aquel hombre se acercaba hacia donde yo estaba. Genial, otro putero que viene a pagar cuatro perras por alguna puta barata que no sabe ni chuparla sin cubrirse los dientes. Pero conforme recortaba distancias empecé a reconocer aquellas facciones. Sí, no podían ser de otra persona, y cuando estuvo lo suficientemente cerca una simple letra resonó en mi cerebro. — K. — Dije en alto. Esa cara de cabronazo era exclusiva de él. La mayor parte del tiempo le odiaba, pero dentro de mí habitaba un yo secreto que se volvía loca cada vez que él andaba cerca.

No me sorprendió cuando me soltó aquella frase con ese tono de autosuficiencia, después de todo era K., pero aquella sonrisa maliciosa, característica de cuando tenía ganas de jugar, activó mi instinto competitivo y decidí que iría a por todas. —Sabes que esa regla sólo vale para las niñas buenas, K., y yo no soy una de ellas. — Le sonreí maliciosamente. — ¿Qué te trae por aquí? ¿En busca de alguna putita barata que te caliente la cama? — Apoyé una mano en mi cintura sólo para que él siguiera el recorrido y me mirara una vez más. Me volvía loca que lo hiciera. — Por cierto, ¿tienes tabaco? — Y me encantaba hacerle rabiar.
avatar
Smeralda Di Martino
Neutral

Mensajes : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take your time, hurry up.

Mensaje por Jake Scott el Jue Feb 07, 2013 1:36 am

Por un momento, y sin que sirva de precedente, me siento como Clint Eastwood, entrecerrando los ojos, mirando a la pequeña -porque era pequeña, me gustaba pensarlo así-, preguntándome fugazmente cuántas personas se habrían detenido a pasar un rato en su entrepierna. Mi mente, morbosa como ella sola, se imagina esa imagen. Tengo la misma sensación que tienen las personas que bajan la velocidad cuando ven un accidente. No quieren mirar, porque es desagradable, pero...

- K, sí. -recuerdo que nunca le ha dicho su nombre- ¿Sabes? Será así por los siglos de los siglos. ¿Qué será esa letra? -empiezo a dar vueltas alrededor suyo, a pasos cortos.- ¿Será una de mis iniciales? -me acerco a su oído- Nunca lo sabrás.

Ahí estaba ella. La señorita Smeralda. No sabía su apellido, y a decir verdad no me hacía mucha falta. Pensé en qué hubiera pasado si la hubiera conocido antes de conocer a Zoya, y no después. Me imaginé a ambos metidos en casa 24/7, follando como conejos, molestando a Penny, y a los vecinos. A toda Italia. Porque Sme no era la pelirroja... y la pelirroja no era Sme. Nunca me había gustado la geometría.
Me alejo, esbozando en un silbido una melodía que no recordaba haber escuchado antes. Me alejo, sí, pero lo hago por detrás de ella, para intentar descifrar la silueta de un trasero que más de una vez había intentado tocar disimuladamente. Lo hubiera podido hacer más de dos veces, pero sé que no lo hacía porque esperaba el momento en el que no tuviera que disimular. En que fuera mío. En cobrarme ese regalo del que ella hablaba y que estaba libre de cargas. Aunque la verdad, nunca me lo había terminado de creer del todo.

- Te podría hablar de varias chicas que se proclaman buenas y que se acuestan muy muy muy tarde... -el cigarrillo deja que se escape el humo, que se torna frío con mi propio vaho- No te hablaré de las malas, porque ni son tantas, ni son tan malas. Porque al final cedéis casi todas. Incluso las que os creéis las peores, princesa. -escondo la cajetilla de tabaco en un bolsillo de mi chaqueta.- No para ti. No ésta noche.

Entonces, me saco el cigarrillo de la boca y expulso el humo en su cara. En sus labios, quedando muy cerca de ellos, para que sea el humo inhalado por mis pulmones sea el que la bese. La miro profundo, a los ojos. La noche es joven para alguien que acaba de levantarse.

- ¿A dónde puedo llevarla, señorita? -se coloca en la orilla de la acera, muy muy al borde, intentando buscar un taxi. Que sí, que ya acaba de pagar uno, pero qué más da. Me vuelvo.- Podemos ir a mi casa, pero eso sería... demasiado evidente. -sonrío, cruel- Y tampoco tengo mucho dinero... -soy una mala persona.
avatar
Jake Scott
Neutral

Mensajes : 74

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take your time, hurry up.

Mensaje por Smeralda Di Martino el Jue Feb 07, 2013 7:31 pm

¿Cómo describir a K? Había coincidido un par de veces con él en uno de los múltiples bares que invitaban a Roma al vicio. No tenía un pelo de tonto, siempre sabía lo que hacía y cómo lo hacía para obtener lo que quisiera, y lo peor de todo era que tenía plena consciencia de ello. Cuando digo que era un cabronazo no me quedo corta, pero era de esos imbéciles que te dejaban pensando en él la noche después de darle una bofetada.

Yo no le veía una mala persona, simplemente era un hombre atormentado, y lo sabía porque tenía un radar para reconocer a la gente de mi calaña. No era malo, pero estaba corrompido y destilaba desprecio hacia la vida tal y como yo lo hacía. Por eso nunca rechacé una conversación con él a pesar de hacerle ver que no tenía ni una sola posibilidad conmigo, porque en el fondo sabía que él veía a través de mí y llegaba a la niña de 15 años que aún seguía asustada por la muerte de su madre (quizás por eso me llamaba así, niña).

Con K el juego era exquisito. Jugábamos porque teníamos ese instinto innato de llevar las cosas al límite. Era un toma y daca en el que ganábamos y perdíamos a la vez. Yo por dentro sabía que perdía, porque mis panties no se mojaban por casualidad, pero eso era un secreto que él no iba a descubrir por ahora. Además, nunca vi a K tan guapo como cuando me cortejaba.

Las niñas, sean buenas o malas, pueden llegar a ser muy tontas y creerse las medias verdades que les sueltas para llevártelas a la cama. — Le miré, porque le gustaba que le mirara, sabía que le ponía a mil cuando lo hacía de forma desafiante. — No pasará conmigo, y lo sabes. — Sonreí, mordiéndome el labio inferior. No debería haberlo hecho, porque mi deseo me delató, así que intenté arreglarlo. — Además, con la edad que tienes no podrías aguantarme ni media hora encima de ti. — Reí. Cuánto me encantaba ser mala con él.

Casi solté un gruñido cuando me negó el tabaco. Siempre hace lo mismo. Y yo era tonta por quedarme siempre sin cigarros. — Sabes que puedo conseguirlos por cuenta propia. — Un par de hombres de unos cuarenta años salían de Dante’s y eché una mirada burlona a K, esperando a que entendiera lo que estaba a punto de hacer. Contoneé mis caderas hasta los dos chicos y con una sonrisa impecable, exaltada aún más por mis tentadores labios rojos, les pedí un cigarro, pero acabé consiguiendo que me dieran el paquete entero. Cosas de ser una buena puta. Volví hacia K – sin dejar de contonearme, deseando que mirara cada detalle de mi cuerpo en el vestido negro ceñido – y saqué un cigarrillo de mi nueva cajetilla, la cual puse en mi escote justo después. Cogí el cigarrillo y me lo llevé a la boca.— ¿Me das fuego, K?— Sonreí con malicia.

Mientras jugaba conmigo con el humo de su tabaco noté que empezaba a tener frío. Había dejado mi abrigo en casa y no pensé que tardaría tanto en volver. ¿Y mi taxi? Lo había olvidado. Probablemente habría pasado y con las mismas se hubiera ido. Joder. Pero entonces él ofrece llevarme y yo no sé qué hacer. Tenía ganas de llegar a casa y olvidarme del mundo, pero la idea de pasar la noche jugando con él me tentaba demasiado como para pasarla por alto. — Tranquilo, por hablar no cobro. Y tengo frío, así que si tu casa tiene techo y algo que ponerme encima, no diré que no. — Después de todo, una noche es una noche. — Ah, y otra cosa más: necesitaré fuego. Mucho fuego. — No tenía ni idea de dónde me estaba metiendo.
avatar
Smeralda Di Martino
Neutral

Mensajes : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take your time, hurry up.

Mensaje por Jake Scott el Vie Feb 08, 2013 12:48 am

La dejé creyendo que iba ganando. Paciente, tranquilo. No sería la primera vez que bajaría a la arena, ni la última, así que podía tomarme mi tiempo para estudiar los movimientos, que ya estaban más que depurados. ¿Por qué Sme? ¿Por qué ella, que era una puta de cierto lujo? Smeralda, a simple vista, era otra preciosidad que había cogido el desvío equivocado para terminar en cuantas más cunetas mejor. ¿Lástima? Sí, sí, sería tonto si lo negara. Pero eso no era todo. No era simplemente pena, si solo fuera eso, no me tomaría esas ... "molestias". Y tampoco era el rollo Pretty Woman, no tenía intenciones de llevármela a la cama más que un par de veces, en principio. Vale. Entonces, si no era todo eso... ¿qué coño era?
Desde luego, conocía al menos uno de los motivos por los que sí era. Como si el mundo se redujera a esa calle sucia de Roma, ella apareció como una luna traviesa en un horizonte difuso, dando ligeros tumbos, pervirtiendo el propio camino con cada paso. Los tipos del tabaco me miraban con un deje de envidia en la mirada. Si ellos supieran... si ellos supieran creo que me odiarían por llevarme semejante bocado sin tener que pasar por caja.

Alcé la mano, un vehículo blanco acababa de girar la esquina. Un taxi, al fin. Un taxi que pasaría de ser mío o suyo, a nuestro. Con lo que todo eso conlleva. Un asiento trasero tiene demasiado... significado como para ignorarlo. No dije nada todavía, solo me limitaba a ocultar mi sonrisa, quedando de espaldas a ella. Entonces caigo en la cuenta que el taxista no nos dejaría fumar a ninguno. Parto el cigarrillo por la mitad y lo lanzo al charco de antes. Ahora sí, me vuelvo.

- ¿Fuego? No, tampoco te doy fuego. -me acerco a la puerta del taxi.- Pero eh, a tu edad puedes hacer como que fumas. -hago el gesto con los dedos, y con una falsa cara de interesante. Burlón.

El taxista, que tenía unos rasgos afilados, asoma la mirada por la ventanilla, esbozando una sonrisa maliciosa, un gesto al más puro estilo violador de callejón. Lo miro, y se me ocurre algo, dado que él parece haberse olvidado de mí. Abro la puerta de atrás, cediéndole el paso. Mientras espero a que deslice su deliciosa figura por delante de mí, tengo que contenerme un segundo para no morderle la piel, saborearla. Justo cuando termina de cruzar, pongo las manos violentamente contra el cristal.

- ¡EH! ¡SACA LOS OJOS DEL CULO DE MI HIJA, BASTARDO! -lo señalo, pegando mi dedo también al cristal, con cara de psicótico.
- Eh...! ¡Oh! Excusi, signore... io... -carraspea- Yo sentir mucho, por favore... -farfulla inglés, como puede, ahora está visiblemente avergonzado. Es un señor de cincuenta años, o más, pero parece que ha empezado hoy a trabajar, el gesto es demasiado nervioso.

Entro en el taxi y cierro con violencia. Le hago un gesto al conductor para que no quite los ojos de la carretera, con una expresión enfurecida que borro inmediatamente que me hace caso. Siento una momentánea territorialidad con Sme que no es normal ni siquiera para mí. Sonríe para sí mismo, porque el espectáculo de magia de K acaba de empezar. Invitado especial, el señor italiano que se sentía incómodo al volante. Me acerco al oído de mi acompañante.

- ¿Algo que ponerte encima? Yo pensaba en poner tu ropa encima de la casa... para que no sea ella la que pase frío, ya sabes. -dejo escapar mi aliento en su cuello- Yo me preocupo por mi casa.

La quería desnuda. La quería a mi merced.
avatar
Jake Scott
Neutral

Mensajes : 74

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take your time, hurry up.

Mensaje por Smeralda Di Martino el Lun Feb 11, 2013 4:34 pm

K no negociaba. Si no fuera porque era un seductor nato hasta diría que no sabía tratar con las personas. Jamás lo vi dar su brazo a torcer. Antes de subir al taxi ya era consciente de que el taxista me miraba lascivamente. ¿Quién no lo hacía? Mi cuerpo era un producto muy deseable. Al parecer K también se percató y montó un escándalo excesivamente dramático que me hizo replantearme por un momento si no estaba yéndome a la casa de un completo lunático. Bueno, si se ponía tonto sabía cómo pararlo, después de tantos años ya había aprendido a defenderme.

Sabía que K quería follarme. Lo sabía desde el momento en que me miró a la salida de Dante’s. No sé por qué pensaba que lo conseguiría, porque yo no tenía intenciones de trabajar gratis aquella noche, pero al acercarse a mi oído consiguió que me retorciera en escalofríos de placer. Suerte que esta vez sí pude evitar morderme el labio.— Pues yo me preocupo por mí, y necesitaré evitar un resfriado. — No sonreí. Fui tajante, porque no quería que se creyera con el control de mi persona, eso era algo que nadie más que yo poseía, y seguiría así hasta el fin de los tiempos. — ¿Tan desesperado estás? — La malicia fluyó en mí inevitablemente.

Me quedé unos minutos mirando a Roma desfilar ante mis ojos, nocturna y solitaria, con sus luces que desgraciadamente no alcanzaban a iluminar una ciudad llena de vicios y pecados. ¿Qué estará haciendo ahora Magnus? Suspiré. Magnus no es para ti. Miré de refilón a K y recordé su propio drama. No conocía demasiados detalles, pero sabía que tenía algo con la compañera de piso de Magnus, Cat, y que también estaba enredado con Penny, la chica simpática del bar. Los hombres y sus líos de faldas. Ley de vida. ¿Qué iba a ser de nosotros? ¿Nos íbamos a enamorar? Lo dudaba. Era más bien una especie de vínculo por similaridad, estábamos viviendo un drama parecido y eso hacía que nos atrayéramos, porque entendíamos lo que significaba querer y no poder. Creo que los dos preferiríamos haber estado en otro sitio.

¿Dónde está tu casa, en París?— Llevábamos un rato en el taxi y no llegábamos a ninguna parte, pero fue decir eso y justo llegar. Curioso sitio. Ahora sólo tenía que conseguir no ser empotrada contra la pared con demasiada facilidad.
avatar
Smeralda Di Martino
Neutral

Mensajes : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take your time, hurry up.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.